Nro: 1501/2014 DECLARA LA EMERGENCIA SANITARIA EN TODO EL TERRITORIO DE LA PROVINCIA DEL CHACO POR EL TERMINO DE 180 DIAS

LA CAMARA DE DIPUTADOS DE LA PROVINCIA DEL CHACO
SANCIONA CON FUERZA DE LEY

ARTÍCULO 1º) Declárese la Emergencia Sanitaria en todo el territorio de la provincia del Chaco, por el término de ciento ochenta (180) días a partir de la promulgación de la presente ley, a efectos de garantizar el acceso a los bienes y servicios básicos para la atención integral de la salud de la población del Chaco.
ARTÍCULO 2º) Durante el proceso de emergencia declarado en el Artículo 1º, no podrá  disminuirse la planta actual de personal de Salud Pública ? de planta permanente o transitoria- con excepción de aquellos casos derivados de sanciones administrativas o jubilaciones.
ARTÍCULO 3º) El Poder Ejecutivo, por medio del Ministerio de Salud Pública, deberá informar en forma pormenorizada a la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados, cada 15 días y mientras dure la declaración de emergencia, los resultados de los controles, fiscalización y provisión de insumos, realizados en el marco de la normativa y todo otro dato que la Comisión le solicite o el Poder Ejecutivo estime pertinente dar a conocer.
ARTÍCULO 4º) El Ministerio de Salud Publica, estará autorizado a contratar bajo las siguientes  formalidades que se prevén a continuación, la provisión de bienes, servicios, insumos, locaciones, obras, y la realización de todo otro contrato que fuere necesario para superar la presente situación de emergencia sanitaria. Los procedimientos de contratación en curso, podrán continuar según su régimen o ser extinguidos o transformados para su prosecución según el procedimiento previsto en el artículo siguiente.
ARTÍCULO 5º) El procedimiento de contratación para la atención de la emergencia, estará sujeto a los siguientes requisitos:
a. Las contrataciones sin excepción, deberán ser autorizadas mediante Decreto del Poder Ejecutivo.
b. Toda contratación que se realice bajo el imperio de la presente Ley, deberá ser publicada en el Boletín Oficial y en los diarios de circulación provincial, por el término de dos (2) días e informada al Tribunal de Cuentas de la Provincia y a la Comisión de Salud de la Legislatura Provincial dentro de los cinco (5) días desde que el Poder Ejecutivo autorice la contratación, acompañando copia del correspondiente Decreto.
ARTICULO 6º) Facultase al Poder Ejecutivo Provincial a disponer de las partidas presupuestarias necesarias para afrontar los gastos que demande la Emergencia, expresada en el artículo 1º de la presente ley.

ARTICULO 7º) De forma.-


FUNDAMENTOS

Habitualmente en materia sanitaria se utiliza la palabra emergencia para denominar eventos como  brotes de enfermedades infectocontagiosas agudas como dengue, cólera, gripe A, etc,  que ponen en riesgo a elevado número de poblaciones.
Se utiliza también  esta palabra cuando, por crisis económicas se generan situaciones de falta de insumos, por aumento de precios o por imposibilidad de adquirirlos en el mercado local.
Pero también hay  situaciones de emergencia sanitaria producidas por situaciones estructurales del sistema de salud, derivadas de las deficiencias en la planificación de políticas sanitarias y la impericia en la ejecución de las mismas  
Tal es la situación que actualmente vive la Salud Pública en nuestra provincia, dado  que la a provincia del Chaco se encuentra atravesando lo que se denomina Epidemiología de Acumulación, donde se van superponiendo eventos de distintos momentos históricos, como son enfermedades derivadas de la pobreza - desnutrición, tuberculosis, dengue, cólera, Chagas- con otras de una etapa evolutiva posterior; como son las  enfermedades crónicas y degenerativas - hipertensión arterial, diabetes, cáncer, VIH SIDA- , a lo que deben agregarse  las relacionadas con los estilos de vida, como son los consumos de sustancias tóxicas (alcohol, drogas de todo tipo), obesidad, anorexia, y la violencia social, tanto  domestica como urbana donde se incluye la inseguridad vial con el aumento exponencial de accidentes con la enorme secuela de muertes y discapacidad, como la relacionada a los delitos de todo tipo.
A todo esto debe sumarse el aumento de los niveles de pobreza e indigencia, que condicionan a mayor cantidad de ciudadanos chaqueños aumentando sus condiciones de vulnerabilidad que impactan fuertemente sobre el sistema sanitario, a lo que deben sumarse los aumentos en los costos de los insumos médicos ? en directa relación con el fenómeno inflacionario- y las dificultades en el suministro de los mismos por obra de las trabas aduaneras, lo cual ha repercutido, y es de público conocimiento, en la provisión de medicamentos oncológicos, insulina y otros insumos para tratamiento de patologías específicas.
Toda esta complejidad hace necesario que desde el Gobierno, específicamente desde el Ministerio de Salud, se cuente con un Plan Integral de Salud, para poder mejorar la calidad de vida de la población que es beneficiaria del sector público por no contar con cobertura de Obra Social.
Pero esto no se cumple en nuestra provincia ya que no existe integralidad en la planificación y gestión de las políticas de salud,  y prueba de esto es el hecho de que  desde el inicio de la actual gestión en el año 2007 se sucedieron 5 ministros en 7 años, que en promedio apenas duran 1 año en su mandato, por lo que es imposible desarrollar una planificación ordenada, máximo que cada Ministro cambia las estructuras y los responsable de áreas sanitaria, o sea que es volver casi a fojas cero cada año.
Esta circunstancia tecno-política ha generado gran cantidad  de demandas de distintos estamentos de la sociedad, relacionadas a  falta de personal, insuficiencia de insumos en todos los establecimientos sanitarios, circunstancias estas puestas de manifiesto no solo por los usuarios del sistema de salud, sino también los propios efectores del sistema ? jefes de servicios, Directores de Hospitales y Centros de Salud, asociaciones gremiales-, demandas estas que incluso fueron traídas a la Cámara de Diputados por estos actores sociales y   que implicaron una cantidad de pedidos de informes y actuaciones en terreno de los diputados y, que en pocos momentos significaron algunos cambios en las situaciones que provocaban  los requerimientos.
Los problemas identificados con mayor cantidad de demandas son:
Falta de personal en los distintos establecimientos -fundamentalmente en
los Centros de Salud-, en especial los  del interior de la provincia. Las  quejas están referidas  a la falta de  médicos, enfermeras y técnicos ? circunstancias que se contradice con la incorporación de  personal llevadas a cabo en cumplimiento de las  leyes Nº 6528 y Nº 6655 ? aún con muchos casos pendientes de pase a planta permanente-  lo cual remarca, cuando menos una ineficiente asignación del recurso humano conforme los requerimientos de cada servicio.

Situaciones críticas en los Hospitales de mayor complejidad como son el
Hospital J. C. Perrando, el Hospital Pediátrico Avelino Castelán, Hospital  4 de Junio, Hospital Salvador Mazza, Hospital Félix Anselmo Pértile, circunstancias  que fueron expresadas por los trabajadores de dichos establecimientos, que llevan adelante  paros y medidas de fuerza sin que sus  reclamos hayan sito tenido en cuenta por las autoridades.
En el Hospital Perrando existe una grave situación de colapso y hacinamiento en el Servicio de Neonatología y que ha tomado estado público   a través de las denuncias efectuadas por organizaciones gremiales sanitarias  y en particular por profesionales médicos de dicho servicios, relacionados  a falencias edilicias, de equipamiento y necesidad de mayor dotación de personal e incluso uso de incubadoras no autorizadas por Fiscalización Sanitaria, circunstancias estas  que  afectan gravemente la prestación del servicio de salud brindado por ese servicio.
El Hospital Pediátrico Avelino Castelán arrastra un grave conflicto con  los médicos anestesistas que lleva casi más de un año, lo que provoca que  no se realicen cirugías programadas y todo pase por el sector de  emergencias, lo que implica un severa sobrecarga a ese sector del Hospital, este problema fue reconocido en varias  oportunidades por el propio director del hospital, sin que se haya solucionado el mismo.
El Hospital 4 de Junio arrastra una larga crisis institucional con cambio de autoridades con una frecuencia  más alta  incluso que la de los propios ministros de salud, ya referenciada. Esta crisis es una sumatoria de problemas de infraestructura obsoleta para atender la demanda creciente de casi 2/3 de las derivaciones del interior profundo del Chaco, sumado a esto la falta de equipamiento adecuado en los distintos servicios, y por último la perdida de médicos que no alcanzan a cubrir las plazas de las residencias habilitadas en dicho hospital. En un pedido de informes  -  sobre una denuncia del personal del servicio de Neumonología sobre casos de tuberculosis en el personal-; en la respuesta el responsable del Programa reconoce que para todo el servicio se cuenta con un solo medico y 3 auxiliares de enfermería, pero el hospital no dio respuesta sobre la falta de coordinación del Comité de Infectología para el control de este tipo de eventos.
También existen graves problemas con los Hospitales Regionales, pero el ejemplo más notorio es el del Hospital de Juan José Castelli, donde se construyo un nuevo edificio adecuado en cuanto a la infraestructura y equipamiento, pero que no se cuenta con el personal necesario para brindar atención al número de camas habilitados, por lo que se tomo la medida de contratar profesionales para que realicen guardias, las que se pagan con estándares diferentes a las que se pagan en el resto de los establecimientos, lo que significa una enorme erogación financiera, que no tiene  impacto eficiente para los pobladores usuarios del sistema por la falta de  continuidad de la atención de los profesionales, requisito básico para considerar una atención de calidad, ya que los mismos terminadas las guardias, regresan a sus ciudades y servicios de origen .
Los establecimientos del primer nivel de atención han ido perdiendo su personal que es transferido a los hospitales de mayor complejidad para paliar los déficit, esto implica dejar sin atención básica a la mayor parte de la población para la consulta ambulatoria, por lo que la población debe concurrir a los servicios de guardia de los hospitales, implicando gastos de traslado, horas de espera, largas colas para conseguir turnos aún bajos condiciones climáticas adversas y, lo que resulta más grave, la falta de continuidad en el control de patologías básicas, que luego pueden complicarse y provocar eventos fatales.

            c. Falta medicamentos e insumos básicos: esta queja abarca a  todos los establecimientos del sistema, a pesar de contar con asistencia de programas nacionales, tales como Remediar, la compra es muy lenta y muchas veces llega tarde para atender las demandas estacionales, sumado a este problema  la falta de importación de medicamentos específicos (oncológicos) e insulina, como también el aumento de la inflación hace más difícil la compra en tiempo y forma por parte de los proveedores, que no saben cuando les van a pagar y cuál será el precio en ese momento, todo debido al retraso del pago de proveedores.
             d. Un indicador de la fragmentación de la estructura  del sistema sanitario provincial   es el mal funcionamiento del sistema de referencia y contra referencia, donde se incluye el sistema de traslados de pacientes desde efectores de menor complejidad hacia los más complejos. Las quejas son de diversa índole, desde falta de profesionales en los hospitales regionales, especialmente cirujanos, traumatólogos, para resolver esas patologías en origen; luego la falta de ambulancias para cubrir este tipo de traslados, otras veces falta de choferes y de combustible, que en muchos casos deben ser aportados por los familiares de los pacientes, lo que es imposible pensando que son familias de escasos recursos, por lo cual la cobertura la realizan los intendentes, o concejales de los distintos partidos políticos. También se han reportados accidentes de las ambulancias por falta de mantenimiento de las mismas. Todos estos elementos hacen que un sistema que se pensó regionalizado e integrado por estos mecanismos queda fragmentado y las personas que viven en lugares más alejados quedan aisladas y expuestas a sufrir daños graves en la salud e incluso la muerte por estas deficiencias. Aquí podríamos parafrasear a Mario Testa en su libro "Pensar en Salud"  en cuanto que la atención del  sistema provincial de salud,  en lugar de ser Atención Primaria de Salud, en una Atención Primitiva de la Salud.
Esta crisis compleja con elementos epidemiológicos, estructurales, de planificación y ejecución  de la política sanitaria, financieros y provisión de recursos humanos  e insumos, ponen en grave riesgo la salud del pueblo chaqueño, en particular de los grupos más vulnerables cuyo único recurso es el sistema sanitario público.
Por esto constituye  un acto de responsabilidad política e institucional  reconocer   que el sistema sanitario público de  la provincia del Chaco se encuentra en una situación de emergencia sanitaria y arbitrar los medios que conduzcan a modificar esta situación, por ello entendemos que se hace necesario la aprobación de  esta ley  de Emergencia Sanitaria que daría herramientas al Poder Administrador  que ,  bien administradas, podrían comenzar a mejorar cualitativamente la atención de la población.
Por lo expuesto solicito a mis pares la aprobación del presente proyecto.-

http://segleg.chaco.gov.ar/legislatura/index.html

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Go to top